Amigos con los que compartimos viaje...

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Beget

Dejamos la bella Camprodón, patria chica del gran compositor Isaac Albéniz, para dirigirnos a Beget, a través de la carretera que lleva a Molló, en plenos Pirineos gerundenses. Transcurridos unos pocos kilómetros nos desviamos a nuestra derecha y tomamos una estrecha carretera de mil y una curvas peligrosas y fuertes pendientes, que me obliga a mantener la máxima atención al volante y me impide saborear como se merece toda la belleza del paisaje, adentrándose en la profundidad de un valle en el que, tras virar la enésima curva, nos presenta al pueblecito de Beget, propósito de nuestra excursión, muy cerca de la frontera francesa.
Tras la enésima curva Beget nos recibe en el fondo del valle

El núcleo urbano (declarado conjunto histórico artístico en 1983), de trazado medieval, se encuentra dividido en dos por un viejo puente bajo el que discurren las cristalinas aguas del arroyo que lo atraviesa. Sus casas son todas de piedra, destacando en ellas preciosos balcones de madera y plantas, muchas plantas, con infinidad de flores de bellos y variados colores, colocadas a modo de macetas en singulares tiestos fabricados con troncos de olmos secos. La serenidad del lugar invita a pasearlo tranquila y pausadamente y escuchar el estruendoso sonido del silencio.

El casco urbano es totalmente peatonal y de trazado medieval
Y por si no fuera suficiente lo descrito, Beget nos guarda otra joya en su cofre de encantos: la iglesia románica de San Cristóbal. Declarada monumento histórico en 1931 y construída entre los siglos X y XII, consta de una sola nave, de una espléndida torre campanario y de un ábside de arcuaciones de estilo lombardo.

Tras las flores emerge la Iglesia de San Cristóbal
Comenzamos la visita exterior por su flanco orientado al Este, que como en toda edificación románica corresponde al ábside.
Desde el Este contemplamos el templo desde esta perspectiva
En el centro del mismo se abre una ventana de doble profundidad, flanqueada por dos pares de columnas a ambos lados de la misma; sobre esta y rodeando todo el contorno del ábside descubrimos una línea de arquillos ciegos bajo una franja de dientes de sierra, que componen la única decoración que se deja ver en el edificio.

Detalle del ábside
Continuamos con nuestro itinerario hacia el lado meridional de la nave y nos topamos de bruces con su torre campanario, de forma cuadrada y constituida por una planta que compone la base y cuatro pisos, llegando su techo hasta los veintidós metros de altura, coronando su techumbre una pequeña cruz central. Se puede observar claramente que entre las plantas segunda y tercera la mampostería cambia de tipología, tal vez porque su construcción se deba a periodos diferentes.

La torre se eleva sobre sus veintidós metros de altura
Junto a la torre y en la pared sur, muy cerca del pie de la nave, se encuentra la puerta de acceso al interior del templo. Está decorada mediante tres arquivoltas desiguales entre sí, escoltadas a ambos lados por dos pares de columnas con sus correspondientes capiteles, siendo las dos externas lisas y las dos internas decoradas, la del lado izquierdo torcida en espiral y la de la derecha estriada verticalmente.
Junto al pie de la nave en el muro sur se encuentra la entrada a la iglesia
Con respecto a los capiteles observamos que los dos externos contienen decoración vegetal y los dos interiores ornato de figuras animales; y por último, se aprecia bajo las arquivoltas un tímpano que en la actualidad no muestra ninguna imagen aunque se adivinan restos de la representación de una posible escena. Todo ello produce en su conjunto la percepción de una portalada de gran belleza y elegancia.

La puerta entreabierta nos invita a acceder a su interior
Detalle del capitel de la columna interior derecha
Atravesamos el pórtico para penetrar en el templo, y virando nuestras cabezas hacia la derecha, podemos contemplar de un solo vistazo todo el interior ya que, como hemos comentado es una iglesia de una sola nave. Al fondo, y ocultando el cilindro absidial, se nos revela un espectacular retablo barroco, coronado por una imagen de San Cristóbal, pero la joya principal del templo se encuentra en la parte baja del mismo.
El retablo barroco coronado por San Cristóbal preside el altar
Se trata de una talla románica de Cristo Crucificado que data de finales del siglo XI o primeros del XII, conocido como la Majestat de Beget y que impresiona por sus grandes dimensiones (casi dos metros de altura), que todavía conserva una parte importante de su policromía original. Según la tradición local, el Cristo provenía de la antigua iglesia de Bestracà que ahora se encuentra en ruinas, donde se celebraba anualmente una romería en su honor y en la que se repartían sabrosos panecillos a todos los que asistían. Cuenta la leyenda que un año no distribuyeron panecillos o bien porque fue mas romeros de los esperados o porque consideraron que el gasto era excesivo, lo que provocó un enfado del Cristo que viró mirando a Beget, con la clara intención de querer irse, y pese a que le giraban la cabeza, éste volvía a tornar su rostro hacia el lugar donde deseaba morar. Mitad historia y mitad leyenda que nos ayuda a intuir la antigüedad y la devota tradición que sobre la Majestad de Beget existe.

La Majestat de Beget es la joya mas importante del templo
Eclipsados por la magnificencia del Cristo, también destaca en una de las capillas laterales, junto al altar, una imagen gótica de alabastro del siglo XIV de la Mare de Deu de la Salut, junto a un retablo del mismo estilo gótico elaborado también en alabastro, con imágenes sobre la vida de Jesús y de la Virgen María.

Imagen gótica en alabastro de la Mare de Deu de la Salut
Ya no nos queda mas que, despedirnos del amable lugareño que hace las veces de portero del templo, y desandar nuestros pasos hacia las afueras del casco urbano peatonal, para montar en nuestro automóvil y seguir por nuestros derroteros, volteando una vez mas la cabeza para echar una última ojeada a modo de despedida.

Volviendo al vehículo una última imagen desde el pie de la nave

Planta de la nave para una mejor comprensión del recorrido

36 comentarios:

  1. Hola Pablo, estupendas las fotos que nos enseñas de Beget y muy buen texto el que adjuntas en las mismas.
    Debajo de mi perfil, tienes un buen enlace medieval que seguro te gustara, en el encontraras mas fotos de la iglesia de Beget.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo.
    Espero que lo pasarais bien por esos mundos...

    Un pueblecito precioso que apunto en la agenda de sitios para visitar algun dia, con una informacion completisima y unas fotos de lujo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Pepsans, gracias por tus palabras y por compartir parte de tu tiempo conmigo.
    He visto la página de inicio del enlace que me comentas y ya he reconocido Ripoll, S.pedro de Rodas y el Davallament de S. Joan de les Abadesses, así que la cosa promete. Ya la veré con tiempo. Muchas gracias por la información.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pizarro por tus palabras y por tu visita, siempre eres bienvenido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Mª Angeles, Jose, gracias por vuestra visita y vuestro comentario. Esa zona esta repleta de monumentos románicos, pero este pueblecito concretamente me impactó por su situación y acceso complicado, el pueblecito en sí y naturalemnte por esa belleza de monumento que tienen. La Majestat impacta mucho mas allí in situ por su grandiosidad, que desgraciadamente no se aprecia como debiera en las fotos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Pablo, estoy descubriendo tú blog y me lo he apuntado como 'seguidor', por tus fotografias y excelentes relatos de una España profunda que algún día recorreré ...
    Muchas gracias por compartirla y te estaré visitando!

    ResponderEliminar
  7. Hola Pablo, se que las vacaciones han dado de sí por esos lugares del Pirineo Gerundés (Gironés).

    Las fotos que has puesto son escelentes, pero el texto no le queda a la zaga, con lo que has elaborado un reportaje de primera con el que seguro que has difrutado escribiendo y nosotros leyendolo y apuntando otro lugar para visitar.

    Tendré que dar un tirón de orejas a mis amigos de Gerona, por no enseñarme esta maravilla y mas estando cerca de Camprodón, en el que estuvimos pasando el día. si es que no se les puede dejar solos.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Completo reportaje, bien ilustrado y documentado.
    Merece la pena apuntar el lugar para visitarlo, me apasiona el románico y veo que está plagado de este arte.
    No son fáciles los interiores de estas iglesias y a ti te ha salido perfecta
    Una maravilla el Cristo románico
    Felicidades
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Oye ni las mejores clases de historia del arte a las que asistí!!

    Me has dejado impresionada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pablo, enhorabuena de nuevo, en tu línea de genialidad como siempre y esperemos que el cristo no se vuelva a girar por que en la foto te "ha quedao maqueao" y una foto movida no quedaría fina, jejeje.

    Au Cacau.

    ResponderEliminar
  11. Hola Gusplanet, bienvenido a este tu blog, puedes entrar siempre que desees, dejo la llave bajo el felpudo. Muy amable con tus palabras, seguiremos mostrando lugares de nuestra geografía que nos hayan impactado.
    Cuando tenga un momentillo haré una visitilla por tu blog y ya te dejo un mensaje allí.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Que tal Abi, me suele pasar que cuando visito un lugar que me impacta disfruto documentándome, escogiendo las mejores fotos y naturalmente escribiendo. Y naturalmente este pueblecito pirenaico es uno de ellos.
    Celebro que todo eso se transmita en mis entradas.

    nO dudes en darles una colleja a tus amigos de Gerona; haber estado en Camprodón y no haberte acercado a Beget tiene categoría de delito... jajajaja


    Un abrazo y cuidadín con esos picos de Dios

    ResponderEliminar
  13. Hola Bego. Gracias por tu visita y tus amables comentarios, me alegro que te haya gustado el reportaje.

    Coincido contigo, aunque no soy ningún erudito, me encanta el románico, y todo el norte está repleto. Además, el que encontramos en Gerona es bastante diferente al que habíamos visto hasta el momento en Galicia, Asturias, Cantabria, Navarra y Euskadi.
    No dudes en visitarlo si alguna vez vas por esa zona, el pueblo merece la pena y el Cristo románico impacta al verlo.
    Lo de las fotos de interior te lo agradezco no te imaginas cuanto, porque tenías que ver la cámara compacta que tengo, pero a falta de medios, le hecho imaginación y de vez en cuando me salen algunas aceptables.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola Conxa. ¡¡Qué exageraos sois los de Altura !! jajajaja

    Nada, en serio, que gracias por tus palabras, intento transmitir con palabras e imágenes lo que los lugares que visitamos la familia nos transmiten.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Hola Juan, gracias por tus loas y alabanzas... no sabes lo que me costó la foto. Aunque no se aprecie estaban Esther y Raúl detrás sujetándole la cabeza para que se estuviese quieto... jajajaja

    Deu frater

    ResponderEliminar
  16. Precioso lugar (afortunadamente parece que sin cables por todas partes) y buenas fotos.

    ResponderEliminar
  17. Hola Logio, pues si que es un precioso sitio que merece la pena visitar; como muy bien dices sin cables ni antenas por todas partes, está el casco medieval muy bien conservado y además es peatonal por lo que tampoco hay vehículos, hay que dejarlos junto a la carretera y acceder andando.
    Gracias por lo de las fotos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Esta vez te has superado, Pablo. "Tas pasao", que dicen los castizos.

    Magnífico reportaje gráfico, con una información más que documentada, que nos ha trasladado a ese bello pueblo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Jota Ele, gracias por tus palabras, que me ayudan a seguir mostrando preciosos lugares que he visitado y quiero compartir con todos vosotros tanto en las fotografías como en mis textos.

    Un abrazo olímpico, pese a todo.

    ResponderEliminar
  20. Muy bien, Pablo! He seguido con mucho interés todo el reportaje, se nota que lo disfrutas mucho, por el modo que lo relatas. A mi también me encanta el románico. Ese pueblecito es una cucada!
    Síguenos mostrando esos lugares!(por cierto, qué pasó con tu nueva foto de cabecera del blog?)

    Un placer mirar tus fotos y sequir tus precisas indicaciones.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Hola Pablo:
    Magnífica guía de visita a Beget y a su iglesia.
    Toda una clase de historia, y de arte, y unas fotografías que nos muestran lo general y el detalle de este rinconcito gerundense.
    Me lo apunto y, ya tengo guía con tu post para no perderme ni un solo detalle.
    Enhorabuena
    Un abrazo
    Miguel
    -------------
    www.miguel-asaltodemata.blogspot.com

    ResponderEliminar
  22. Hola, Pablo, desde esta bella ciudad de Granada, donde la luz le desagrada marcharse, sigo con enorme ilusión tu nuevo post. Esas mil y una curvas que perfilan el inicio de tu texto, me recuerdan nuestro periplo de ayer por las Alpujarras, donde solo hay dos curvas, una a la derecha y otra a la izquierda. Pero continuo leyendo y tu relato me engancha, me llena de entusiasmo porque sigues la estela de los buenos escritores viajeros, con esa relación de datos que nos muestras bajo el prima de esas bellas poblaciones y magníficos paisajes. El Pirineo es inigualable.

    Enhorabuena, querido yerno.

    Desde Granada, en este último día de nuestra estancia, recibir besos y abrazos de vuestra familia.

    ResponderEliminar
  23. Hola Carmen. Muy agradecido por tus palabras y tu interés, celebro que mis textos y fotografías que monto con entusiasmo se vean reflejadas, como así parece con tus amables palabras.
    No soy ningún erudito pero soy un enamorado del románico, y como has podido ver Beget es una "cucada" como tu muy bien dices, parece un pueblecito de cuento medieval.
    Comentarios como los tuyos son los que me ayudan y animan a seguir escribiendo. Gracias.

    un beso

    pd pues mira, un día hablando con un muy buen amigo (te recomiendo su blog http://magistercantus.blogspot.com/)reconocí que pese a que la nueva fotografía era muy bonita, esta defínía mucho mejor el título del blog, y bueno, pues volvi a la anterior.

    ResponderEliminar
  24. ¡¡¡ Migueeeeeel !!! bienvenido, viajero. Gracias por tus palabras de ánimo y celebro que te haya gustado el post. Cuando escribes sobre un sitio que te impacta, todo es mas fácil (¡qué te voy a decir a ti!). Confío en que el texto y la inestimable ayuda de las fotos permita al visitante hacerse una idea de la belleza del lugar.

    Un fortísimo abrazo, maño

    ResponderEliminar
  25. Hola Luis y María, ya os echaba de menos, pensaba que os habíais perdido por las calles de Granada. Celebro que te haya enganchado el relato, maestro, y agradezco de corazón tu comparación con los escritores viajeros, yo que no soy mas que un aprendiz. Como le comento a Miguel, si consigo que el lector se pueda hacer una idea entre el texto y las fotografías del lugar que describo me doy por contento. Del Pirineo, que te voy a decir a tí, que eres un gran enamorado y valedor, he crecido escuchándote hablar las maravillas del Pirineo, tus excursiones, tus ascensiones, tus libros...

    Buen viaje de regreso esta noche, dile al conductor del tren que no corra mucho, y nos vemos.

    Un abrazo a los dos, y espero tus nuevos post sobre la bella Granada

    ResponderEliminar
  26. Excelente amigo. Excelente descripción y un gran trabajo fotográfico para mostrar un rincón tan único que todos los que lo visitan quedan maravillados tanto porque nos presentas como por el entorno que lo rodea.
    Buenos recuerdos me ha despertado esta entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Hola Jan, te agradezco sinceramente tus palabras, especialmente porque por lo que veo, hablas con propiedad, puesto que doy por hecho que has estado por esta preciosidad de pueblo. Celebro que te haya recordado buenos momentos, es uno de los objetivos de compartir las entradas con los amigos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Un reportaje fantástico. Merece que lo publicaran en una guía de turismo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Hola Ricardo, muchas gracias por tus amables palabras. Quedas invitado a visitarla siempre que desees.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Hola
    aprovecho para informaros de la nueva direccion de A SALTO DE MATA.
    www.asaltodemata.com
    os aconsejo que enlaceis esta nueva direccion para evitar errores
    Un fuerte abrazo
    Miguel NA
    -----------
    www.asaltodemata.com

    ResponderEliminar
  31. ___________________________________________
    … con la mirada atenta…

    En esta primera visita, agradecer tu paseo por mis blogs, tu comentario y el detalle del enlazarme. Corresponderé en la misma manera.
    Tu blog a a convertirse en una perfecta guía para el viajero. Será interesante visitarte regularmente.

    ... saludos desde CR & LMA
    ___________________________________________

    ResponderEliminar
  32. Hola Ñoco Le Bolo. Gracias por tu visita y tus amables palabras. quedas invitado a visitar el blog siempre que desees, estas en tu casa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Hola Pablo, tiene que ser una maravilla visitar esos pueblos en plena naturaleza y menuda explicación del pueblo!!
    Permiteme hacerte una sugerencia, no sé si la podrás cambiar, pero la letra roja cuesta un poquitín leerla y es lástima perder un solo detalle de tus explicaciones. Espero no te moleste mi atrevimiento.
    Un beso

    ResponderEliminar
  34. hOLA Pili, gracias por tu visita y felicidades aunque sea con retraso jaja. Celebro que te guste la descripición del pueblo, pero con bellezas así es relativamente fácil, es una preciosidad metido en el fondo de un valle, merece la pena visitarlo, sin duda.

    Con respecto a la sugerencia, tomo nota ¿cómo me va a molestar? gracias, lo tendré en cuenta y buscaré otro color que se pueda leer mejor. gracias.

    Un beso

    ResponderEliminar

Deja tus impresiones: